Todas las entradas de: miguel

Lunes 5/09 – Comienzo Clases Diplomatura Competencias Claves Futuros Managers

 

El próximo Lunes 5 de Septiembre, a las 20hs. comenzamos la nueva edición de la “Diplomatura en Competencias Claves para Futuros Managers”

Una propuesta Integral de formación, para reducir la brecha entre la educación técnica y las exigencias de los perfiles profesionales del mercado.

No te lo pierdas, informate escribiendonos a: info@ionaconsulting.com

Inscripciones Abiertas!!!!

Inicioclases

Nueva Edición – Diplomatura en Competencias Claves Futuros Managers

Formación en Competencias imprescindibles para superar la brecha existente entre la formación académica y las exigencias de las grandes empresas del mercado.

Desarrolla tus competencias: Claridad de Objetivos, Orientación al Cliente, Orientación a los Resultados, Comunicación Efectiva, Liderazgo Co-Inspirador, Trabajo en Equipos de Alto Desempeño, y Negociación Estratégica, abordadas desde el modelo de Coaching Ontológico.

 Clases Comienzan Lunes 5 de Septiembre de 2016

Inicio Titulación en segundo año de la Carrera de Coach Ontológico Profesional

En marzo de 2017 daremos comienzo a la TITULACIÓN COMO COACH ONTOLÓGICO PROFESIONAL para alumnos que hayan cursado el Primer Año de Coaching Ontológico.

Se puede cursar en tres modalidades:

– Presencial Semanal, todos los martes de 20 a 22 hs. de marzo a diciembre de 2017.

– Semi Presencial Mensual, todos los primeros sábados de cada mes, desde marzo de 2017, de 10 a 18,30 hs.

– Virtual a Distancia.

Pueden participar alumnos que cursaron primer año en otras escuelas de coaching.

SEGUNDO AÑO: TITULACIÓN COMO COACH ONTOLÓGICO PROFESIONAL

Módulos y prácticas adicionales para recibir el título de coach ontológico profesional y obtener el aval de la certificación por parte de la Asociación Argentina de Coaching Ontológico Profesional y la Federación Internacional de Coaching Ontológico Profesional:

1) PROFUNDIZACIÓN PERMANENTE EN LA PRÁCTICA DE CONVERSACIONES DE COACHING ONTOLÓGICO PERSONAL Y DE COACHING ORGANIZACIONAL: Liderazgo. Comunicación. Administración del tiempo. Delegación. Empowerment. Motivación. Trabajo en equipo. Desempeños. Negociación. Gestión Comercial. Diseño de Futuro. Estrategias. Cambio Organizacional. Creatividad e Innovación. Oratoria Consciente.

2) COACHING ONTOLÓGICO CORPORAL BIOCÉNTRICO: Nueva metodología revolucionaria de trabajo corpo emocional, creada en IONA Consulting, utilizando un sistema musicalización – movimiento – experiencia. Ampliación de contenidos en botón POSTÍTULOS.

3) COACHING NEUROLINGÜÍSTICO: PNL con Código Nuevo re diseñada para coaches. Técnicas y ejercicios poderosos aplicables en conversaciones de coaching. Life coaching y Executive coaching. Ampliación de contenidos en botón POSTÍTULOS.

4) COACHING EJECUTIVO:Gestión ontológica en empresas: De la realidad a la posibilidad. Relaciones y resultados. Medición de la efectividad. Coaching individual y grupal. Dinamización organizacional y alquimia organizacional. Ampliación de contenidos en botón POSTÍTULOS.

5) COCACHING TRASPERSONAL: Trascendencia holística. Aportes de la física cuántica. Sincronicidad. Conciencia expandida. Inconsciente numinoso. Escuchar desde el silencio. Desarrollo inmediato de la intuición. Ampliación de contenidos en botón POSTÍTULOS.

6) APORTES DE LAS NEUROCIENCIAS AL PROCESO DE COACHING ONTOLÓGICO: El cerebro del centro y el lóbulo pre frontal en la toma de decisiones. El sistema límbico en los procesos emocionales. La importancia de la amígdala. Memoria celular. P.I.N.E. Neuro educación.

7) OTROS MODELOS EXITOSOS DE COACHING: Coaching Sistémico. Coaching para Empresas Familiares. Coaching en Tiempo Real, Coaching Consciente, Coaching No Directivo, Coaching Beta, Agilismo, Coaching al Ser.

8) AUDIENCIAS: Cada alumno deberá desarrollar nueve audiencias (presentaciones para mostrar aprendizajes) en espacios internos o externos (públicos) en los que el alumno profundice, integre y transfiera aprendizaje y experiencia sobre distintos ejes temáticos, que le permita adquirir competencias y habilidades y desarrollar actitudes propias del futuro rol profesional. El total de las audiencias debe tener 15 horas de duración mínima.

9) CONVERSACIONES DE COACHING Y TRABAJO FINAL: CONVERSACIONES: Espacio que se organiza para que el alumno vivencie el proceso del coaching ontológico y ejercite su rol futuro rol profesional: a) Conversaciones de coaching solicitado por el alumno. (Mínimo 10 conversaciones).b) Conversaciones de coaching realizadas por el alumno como coach, con registro propio y/o de tercero. (Mínimo 15 conversaciones).TRABAJO FINAL: Se aceptará como “Trabajo Final” el diseño e implementación con su correspondiente evaluación, de un proyecto de acción o de investigación simple, a nivel personal u organizacional. En ambos casos deberá presentar un anteproyecto con el fin de que el capacitador evalúe la conveniencia o no de llevarlo a cabo. Para ello deberá tener en cuenta tres momentos: 1) Diseño del Proyecto, 2) Implementación del mismo y 3) Elaboración del Informe Final con los resultados y conclusiones. Se debe presentar dos documentos, el “Proyecto” y el “Informe Final”.

10) JORNADA FINAL DE TITULACIÓN: Jornada outdoors para la supervisión de conversaciones de coaching realizadas por los alumnos que egresan y la presentación de tesinas de trabajos finales.Ejercicios finales de aprendizaje experiencial. Celebración de la titulación.

Palabras “Llave”, “Manta”, “Basura”…

¿Qué palabras utilizamos en nuestro día a día?

¿Desde qué emoción hablamos? ¿Con qué sustento emocional nos relacionamos con los demás? ¿Qué palabras utilizamos para hablar de nuestros sentimientos? ¿Somos conscientes de las emociones que están detrás de las palabras? ¿Cómo las distinguimos? ¿Qué expresamos al hablar? ¿Qué queremos conseguir con nuestras palabras?

Puede que algunas pocas veces, secuestrados por emociones de enojo, soberbia, miedo, resentimiento, etc. utilicemos las palabras como “palabras basura” y las arrojamos a los otros, como lanzas envenenadas, sin medir que pueden herir al colega, compañero o superior. Descargamos nuestra emoción sin que lo dicho tenga totalmente que ver con “el otro” que puede resultar inundado por nuestras emociones destructivas. Son momentos de descalificación y desencuentro.

A modo de ejemplos: “Este informe no sirve para nada”; “Me parece que no entiendes”; “Pensé que sabrías hacerlo”; “No puedes estar hablando en serio”; “Si escucharas entenderías”; Te falta compromiso”; “Te falta iniciativa”; “Te falta…”

En empresas y grupos de trabajo en crisis, hemos podido detectar la presencia de este lenguaje destructivo. Es más bien un tema de cultura empresarial y del ambiente de los equipos de trabajo de bajo desempeño, donde tiene un especial peso lo que cada líder ofrece como modelo y lo que motiva o permite entre sus colaboradores. La mordaz ironía en las conversaciones de algunos equipos, que resulta jocosa para algunos, puede ser la manifestación de una agresividad latente entre sus miembros.

También podemos utilizar nuestras palabras para construir “realidades” e iluminar nuestra vida. Las llaman “palabras-llave”. Palabras que avanzan siempre explorando el aire, transformando una cosa en otras. O “palabras-manta”, palabras tibias bajo las cuales se puede trabajar, estudiar o incluso, dormirse tranquilos.

Las “palabras llave” abren puertas y encuentran salidas, agregan, suman, engrandecen. Son palabras que buscan soluciones, espacios de encuentro y colaboración. Son palabras que disuelven atascos y consiguen que el diálogo fluya, que no que se estanque. Son palabras positivas que abren posibilidades, dirigidas al futuro, que generan “escenarios de futuro” y “espacios de posibilidad”. Llevan a construir y no a destruir. Son palabras fruto de emociones positivas como lo son la gratitud, la alegría, el entusiasmo, la esperanza. Con ellas la interpretación que mostramos de los hechos es muy diferente. Desde esta manera de hablar, las palabras no son una amenaza, sino una oportunidad.

El lenguaje empresarial tiene también otro sentido cuando las palabras son “palabras llave”: “El informe puede mejorarse”; “Puede que por ahora no te interese lo suficiente”; “Me pregunto qué has entendido”; “¿Cuál es tu propuesta para evitar que esto ocurra de nuevo?”; “¿Cómo crees que podemos solucionar esto?”; “Ya tienes… ahora hay que conseguir…”

Además están las “palabras manta” que acogen, consuelan y arropan. Son como anclas que nos sujetan para no perdernos en el vacío o la espiral de desaliento o son salvavidas que nos recuperan en momentos de incertidumbre, dolor o dificultad. Son palabras que nos fortalecen y hacen crecer en nosotros otra dimensión: la de la tranquilidad, la seguridad y el valor. Ya seamos receptores de ellas o portadores de ellas, las palabras que aportan confianza son la expresión más sublime de la naturaleza humana, porque muestran nuestro amor por nosotros mismos, por los demás y por la vida.

Esto nos invita a una profunda reflexión, ¿Qué tipo de palabras utilizamos para comunicarnos: basura, llave o manta? ¿Qué emociones estamos sintiendo y transmitiendo con ellas? Y lo que es más ¿qué resultados y cómo queremos conseguirlos en nuestra vida personal y laboral?